3 Motivos por los que aún se practica la Mutilación Genital Femenina y sus Consecuencias

La Mutilación Genital Femenina es una de las formas de violencia de género más extrema que se conoce. Consiste en la extirpación total o parcial de los órganos sexuales externos de la mujer. Se practica sin anestesia y sin medidas higiénicas.

¿Cuáles son los motivos y sus consecuencias?

Es una tradición ancestral que se realiza a mujeres y niñas de más de 30 países de África, Oriente Medio y Asia. En la mayoría de las comunidades en las que trabaja Kirira se realiza a niñas entre 11 y 15 años.

No se habla abiertamente de la MGF, ya que es un tema tabú. No se cuestiona, simplemente se realiza. Es la sumisión de la niña al padre, que una vez mutilada será casada y pasará a ser sumisa del marido.

 

Los motivos que llevan a realizar esta práctica:

  1. Es una manera de asegurarse la fidelidad de la mujer al hombre.
  2. Supone el paso a la edad adulta de la niña, su preparación para el matrimonio.
  3. Al realizar esta práctica a las niñas, la familia recibe una dote de parte de la familia del marido, por lo que hay también motivos económicos.

 

Las consecuencias para estas niñas que sufren la práctica puede ser:

  1. La muerte por infección, debido a las fatales condiciones en las que se practica.
  2. Terribles secuelas físicas y psicológicas para toda la vida.
  3. Otra consecuencia es la analfabetización, puesto que tras la mutilación las niñas son casadas u abandonan la escuela.

 

La labor de Kirira está dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible número 5 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas: Igualdad de Género.

Algunas de las metas que propone la Agenda 2030 son:

- Poner fin a todas las formas de discriminación y de violencia contra todas las mujeres y las niñas del mundo.

- Eliminar todas las prácticas nocivas como la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil y precoz.

Es la lucha de todos. Tú también puedes ayudarnos a conseguir estos objetivos.

0
0
0
s2sdefault